Iztac recupera una ancestral tradición mexicana en el mes de la Candelaria

0
37

Existe en México una remota tradición que se mantiene en el tiempo, según la cual quién hubiera encontrado la figura en la Rosca de Reyes el 6 de enero, debe pagar los tamales a su familia el Día de la Candelaria, 2 de febrero.

Iztac, restaurante adalid de la más genuina cocina tradicional mexicana, recupera esta tradición y de esta forma, durante todo febrero, incorpora a su propuesta cuatro tamales diferentes con el fin de dar a conocer esta costumbre.

Desde el Día de la Candelaria (2 de febrero) y durante todo el mes, podrán degustarse en Iztac los siguientes tamales:

TAMAL DE CHICHARRON PRENSADO: Masa de maíz colorada con chiles, rellena de chicharrón y salsa verde de tomatillo.

TAMAL DE VERDOLAGAS CON QUESO: Masa de maíz con verdolagas relleno de queso fresco y chiltomate.

TAMAL RANCHERO DE POLLO: Masa colada de maíz, relleno de pollo, envuelto con hoja santa

y cocido al vapor en hoja de plátano.

TAMALITO DE CHOCOLATE: Masa de chocolate, con salsa inglesa dulce.

El tamal es un alimento de origen precolombino que consiste en diferentes rellenos que se cocinan en el interior de una hoja de plátano o de la mazorca del maíz.

El origen de los tamales el Día de la Candelaria proviene de la presentación del niño Jesús en el templo 40 días después de su nacimiento en Nochebuena. En México esta costumbre su fusionó con las tradiciones prehispánicas que celebraban el inicio de la temporada de siembra de granos cultivados en la época, como lo son el maíz, elemento central de la cultura mexicana que se convertía en ofrenda para los dioses. Iztac quiere así sumarse a esta entrañable tradición mexicana.