Cata Lupu, La Taberna de Elia, abre Luz de Lumbre en San Lorenzo de El Escorial

0
96
  • Madrid. Sierra de Guadarrama. Verano. Llega el restaurante de Cata Lupu a San Lorenzo de El Escorial, el nuevo templo del producto para quienes escapan de la capital en busca de buena gastronomía… y para los vecinos que pueden disfrutar de ella a diario, incluso de tardeo
  • Clásicos como el pisto con el que también enamora en La Taberna de Elia (Pozuelo), una parrilla de excepción donde se hacen pescados según traiga ‘la marea’, magnificas carnes, verduras con una vuelta de tuerca y hasta pizzas gourmet que salen de su horno de leña -propuestas, casi todas, disponibles para llevar-, son solo algunos de los motivos para ir. El trato te hará volver

Es su claim, su filosofía, la frase que encabeza su página web… y, además, una verdad como una catedral (o monasterio). Porque en Luz de Lumbre (Calle de los Estudiantes, 6. San Lorenzo de El Escorial. Tel. 91 818 89 83 / 681 08 28 77. www.luzdelumbre.es) se trabaja el producto fresco afinado con sencillez en la cocina y por eso “las cosas saben a lo que son”. No podía ser de otra forma tratándose del nuevo concepto de Catalin Lupu -Cata-, que ha hecho de La Taberna de Elia -su buque insignia asentado en Pozuelo- un lugar conocido y reconocido entre los especialistas en parrilla y carnes maduradas de Madrid. Ahora llega a dejar su impronta a la Sierra de Guadarrama, a un accesible rincón de San Lorenzo de El Escorial al que los foráneos amantes del buen yantar no querrán dejar de ir siempre que puedan, durante el verano, los fines de semana… ¡afortunados los vecinos que lo tienen a mano a diario!

Cata vuelve a demostrar aquí que su cocina es un referente en la búsqueda del producto de excepción y la elaboración mínima para sacarle el máximo partido, añadiéndole además mucho cariño y pasión a lo que hace. En sala, Mónica, su mujer, hace mejor cada visita con un cercano y profesional servicio que deja el buen recuerdo de su dulzura. Luz de Lumbre es un restaurante para todos los gustos y bolsillos con una carta apetecible de principio a fin, con platos informales llevados a lo sublime, donde destacan, por supuesto, las elaboraciones de parrilla, que son de nota.  

Mención especial merecen sus carnes: Black Angus, entrecot y chuletón, Simmental y Frisona, con entre 40 y 80 días de maduración… Además, pueden encargarse algunos cortes de Wagyu Kagoshima, Kobe y de vacuno nacional, tanto de vaca como de buey. También hay una sección ‘Verde y caliente’ que no hay que dejar de lado: Puerro a la brasa y coliflor tostada al kimchi y salsa romescu, el Pisto de hortalizas a nuestra lumbre con huevos de corral que tanto engancha en La Taberna de Elia; y otras verduras que no pasan por la brasa pero tampoco dejan indiferente, como la Ensalada escabechada, que lleva wakame, arenque y coulis de mango, o el Gazpacho de tomate verde al chile de Jalapa, sorprendente sopa fría y picante para valientes. Aunque ‘En crudo’ encontramos algunos en forma de tartar o carpaccio, como la gamba roja y el bacalao, respectivamente, la mayoría de las especialidades marinas son sugerencias en función del mercado. ¡Ah, y ojo a su increíble Burger de salmón! “No tan clásica”, dicen, pero espectacular. Los que no perdonan una ración de patatas para compartir seguro que se decantan por las San Lorenzo, que son panaderas, con panceta cocida, especias y salsa de queso azul… ¡para volver y volver a por ellas! Y si vamos con peques, seguro que ellos nos dan otro buen motivo para repetir, porque del horno de leña que preside una parte de la cocina salen unas pizzas exquisitas y con producto de 10 -por si había alguna duda tras todo lo anterior…-. ¿Se apuntarán a la Trufada -con boletus y scamorza ahumada- o la Marinera o esas son solo el capricho de los mayores? Sus postres caseros -como el Arroz con leche bien cremoso gracias al arte de remover- son clásicos imprescindibles; y sus casi 75 referencias de vinos -una muy buena variedad de DD.OO. y genial relación calidad precio-, la mejor compañía para cada plato.

El amplio restaurante, ubicado en la entrada de San Lorenzo de El Escorial, en la zona industrial de El Zaburdón, con toda la facilidad de aparcamiento para las noches y fines de semana, tiene varios espacios para elegir: una barra en la que tomar un aperitivo rápido o estirar el tardeo con los amigos; un salón informal con amplias cristaleras y vegetación que se presta a las sobremesas de cócteles; otro más formal, decorado de manera más sencilla y cálida pero con el contrapunto de unos grafitis en lienzo, que puede hacer las veces de semi reservado y donde se pueden celebrar eventos como reuniones de empresa, cumpleaños, fiestas de amigos o comuniones; y una agradable terraza de la que no van salir los sanlorentinos y a la que querrán sumarse los ‘capitalinos’ para combatir las noches de calor y el respiro que nos da la Sierra.

Luz de Lumbre (www.luzdelumbre.es) abre de miércoles a domingo en horario ininterrumpido de 13:00 a 01:00 horas para poder incluso enlazar la comida con la cena. Tiene capacidad para 130 personas en la sala y unas 40/50 en el exterior- y el precio medio es muy variable en función de la comanda: se puede comer muy bien desde 20 € de tapeo… ¡hasta lo que nos apetezca gastarnos! Prácticamente toda la carta se puede pedir para llevar, pero seguro que cuando hay eventos deportivos, todo el mundo querrá quedarse a disfrutar ambas cosas en vivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí