Nakama amplía su carta centrándose en la excelencia del producto

0
129
NAKAMA SAGASTA

Transcurridos más de tres años desde que Nakama abriera sus puertas en el castizo barrio de Chamberí y en Las Rozas de Madrid, ha conseguido consolidarse con una interesante propuesta de restaurante japo caribeña. Un lugar en el que la buena mesa está siempre asegurada y la oferta en cocktails lo convierte en ese punto de referencia que siempre es buena idea visitar y revisitar, para disfrutar de una genuina y peculiar fusión culinaria de culturas.

Logrado satisfactoriamente el objetivo, Nakama apuesta por ampliar su oferta, cuidando minuciosamente la selección de la materia prima con el fin de conseguir propuestas sobresalientes. “Consolidado el proyecto, llega el momento de buscar la excelencia”, afirman Roberto Martínez Valladares y Fernando Pagés Martínez, socios fundadores de Nakama.

La cocina japonesa en general y el sushi, en particular, se caracteriza por ser una gastronomía en la que por encima de todo reina el producto, sin artificios ni disfraces que lo enmascaren. Por ello, la excelencia ha de apoyarse en una exhaustiva búsqueda y selección del mejor producto.

Así se han seleccionado los mejores proveedores de ternera gallega para sus platos cárnicos, el wagyu con el que elaboran algunos de sus platos lo reciben fresco directamente desde Kagoshima (Japón) con certificado A5 y se ha apostado por las mejores lonjas para la selección de algunos de sus nuevos productos, como los niguiris de carabinero, los deliciosos gunkan de erizo o las exclusivas ostras que ahora proponen como sugerencia.

Con todo ello, su carta se amplía con nuevas propuestas que se añaden a platos que, en la andadura de Nakama, se han convertido en icónicos e imprescindibles.

Obligatorio mantener sus míticos Caribe roll, su spicy tuna, sus niguiris de toro y caviar, de foie con frutos rojos o su espectacular tempura de langostinos tigre negro con salsa Nakama.

Entre sus principales siguen triunfando su magnífico aderezo de atún, su entrecot gallego Nakama o su impresionante black cod con miso rojo.

En el capítulo dulce, imposible resistirse a sus deliciosos mochis, o a postres de reminiscencias latinoamericanas como la tarta tres leches o la tradicional marquesa de chocolate.

Para acompañar estos bocados, Nakama sigue apostando por una interesante carta de vinos que recoge denominaciones de origen poco comunes, que sorprenden y cautivan, vinos elegidos con cariño, guiándose por proyectos sostenibles y respetuosos con el medio ambiente.

“Queremos que viajes a lo insólito a través del vino, desde la belleza de lo sencillo hasta lo abrumador de lo único…” nos comenta Patricia García sommelier responsable de la carta de ambos restaurantes.

En cuanto a la carta de Sakes, en Nakama, no se ofrece el típico sake caliente para finalizar la cena; no, el sake se marida con la comida como cualquier vino, en ambos restaurantes se ofrecen referencias para todos los gustos y se consumen fríos y según lo prefiera el cliente, por botella o copas.

Todo ello sin olvidar la amplia carta de cócteles, creada por Sergio Bermejo, ganador del campeonato nacional Negroni Essence 2016 y del primer premio del concurso Ideal Cocktail Bar 2018, juega con una serie de combinaciones tradicionales, mezclando sakes, whiskies y ginebras japonesas, así como rones de Venezuela y Jamaica.

SOBRE NAKAMA SUSHI BAR:

NAKAMA Sushi Bar tiene una oferta gastronómica basada en la síntesis de la cocina japonesa con la riqueza mediterránea y la influencia, muy presente, de la cocina suramericana y del Caribe. Es un espacio para disfrutar de una comida diferente y agradable entre amigos y familia, pero también el escenario perfecto para una reunión profesional.

NAKAMA tiene dos locales: Nakama las Rozas, en la Calle Belgrado 22, Las Rozas de Madrid. Tel. 916 405 659 y Nakama Sagasta en el centro de la capital, Calle Sagasta 23. Tel: 915 059 268, y un tercer local por abrir cuya ubicación aún no ha sido desvelada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí